Por que poner un plato de ducha

A la hora de poner un baño, lo más habitual es que te preguntes si es mejor colocar una bañera o un plato de ducha. Ambos tienen sus ventajas y sus inconvenientes y es algo que hay que meditar bastante bien con el objetivo de sacar el máximo provecho.

Si bien se sabe que la bañera proporciona más espacio y un baño más relajante, lo cierto es que un plato de ducha es más funcional y hay muchas más ventajas en su utilización que el propio baño. ¿Quieres conocerlas?

Ventajas de los platos de ducha

fall-new-chica

Hoy día los platos de ducha no son lo que eran antes. No son pequeños o estrechos, ni con cortinas que había que vigilar cada dos por tres para que el agua no se saliera. Si es verdad que aún puedes encontrarlos pero las duchas ahora pueden ser de muchas formas y solo hay que ver cuál es la que más te gustaría a ti para usar una u otra.

Dejando esto al margen, una de las primeras ventajas que se da en los platos de ducha está la seguridad que aporta ya que, debido a los materiales y al diseño que se le da a los mismos, se evitan los resbalones y caídas que, en una bañera, suelen ser más comunes. Para las personas mayores, esto es una ventaja muy importante, más si tiene problemas de movilidad con lo que le da comodidad y puede incluso usarse algunas barras de seguridad para que pueda sujetarse sin tener que ponerse en peligro por mantener el equilibrio en una sola pierna (como para entrar en la bañera).

Otra de las ventajas que tienen los platos de ducha es que permiten que el baño sea mucho más grande que si se colocara una bañera. Aún cuando elijas un plato de ducha grande, tipo rectangular, para dos personas, que los hay, el baño en sí se seguirá viendo más espacioso que si colocaras una bañera porque el volumen de la misma abarca más que el plato y, a la vista, lo haría más pequeño.

En cuanto a la factura del agua, no cabe duda que, con la ducha, se gasta menos agua y eso equivale también a menos energía para calentar el agua con la que te duchas. Así estarás ahorrando y eso lo podrás usar para darte algún que otro capricho, ¿a que sería divertido eso?

Lo bueno de los platos de ducha, sobre todo para las amas de casa, es el hecho de que éstos, al ser más pequeños en general, tienen una limpieza más rápida y cómoda de hacerse. Por eso es que muchos los escogen porque, al fin y al cabo, ya son pocos los que dedican tiempo a darse un baño y supone más un inconveniente tenerlo que un beneficio, aunque de vez en cuando apetezca tener una.

Recuerda que ya hay disponibles muchos modelos diferentes de platos de ducha, unos más grandes que otros y además que pueden ser tan amplios como una bañera pero más cómodos para una buena ducha (algunos permiten llenarse un poco incluso.

Síguenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.